Dulces Sueños

El sueño, junto con la actividad física (del tipo que sea) y la nutrición, constituye uno de los tres pilares fundamentales para la salud. Cada pilar es tan importante como los otros y si descuidamos drásticamente uno de ellos, los demás se verán afectados.

A pesar de la importancia de descansar bien, las estadísticas dicen lo contrario; que entre un 40/50 % de la población no descansa el número de horas suficiente ni de la manera adecuada.  La realidad es la que la deprivación o la mala calidad del sueño influye drásticamente a nivel hormonal, con las no muy buenas consecuencias que esto tiene sobre el resto del cuerpo.

De ahí, que una de las primeras cosas que suelo preguntar a alguien la primera vez que acude a consulta es sobre la cantidad y calidad de su sueño. Un 70/80% no duerme bien. Pero, como muchas cosas es esta vida, ciertas ideas y hábitos pueden hacer que descansemos mucho mejor.

A continuación, te detallo ciertos pasos que puedes dar para mejorar tu calidad de sueño; como todo cambio, necesita tiempo y constancia.

 1) Establecer una hora de acostarse regular

Se que no es nada fácil, pero intentar acostarte a la misma hora es el primer paso para regular la calidad del sueño; cómo mínimo intenta que sea así de lunes a viernes (normalmente por el trabajo).

2) Haz tu dormitorio lo más oscuro posible

Está demostrado que el sueño mejora notablemente cuando estamos en una habitación completamente oscura, cuanta menos luz dejes entrar en tu habitación, mejor.

3) Apaga todos los dispositivos electrónicos una o dos horas antes de acostarse

No portátil, ni TV, ni iPad/Pod y por supuesto nada de teléfono móvil; no te cuento nada nuevo si te digo que las pantallas luminosas de dichos dispositivos electrónicos suprimen la producción de melatonina, con las consiguientes consecuencias para tu descanso. Pon el teléfono móvil lejos y en modo avión.

4) magnesio

El magnesio es un mineral conocido por mejorar la calidad del sueño. No es muy caro y no parece tener efectos secundarios, prueba a ver qué tal.

5) Leer antes de acostarse

Leer (un libro físico, no sobre pantalla) es una de las maneras más antiguas y que mejor sigue funcionando para entrar en el sueño.

Son ideas muy básicas y simples, pero efectivas para empezar a regular el sueño. Recuerda, aunque no notes sus efectos secundarios, dormir mal y poco es una de las maneras más rápidas para arruinar la salud.

En otro artículo, hablaremos de otras “herramientas” o ideas para mejorar tu descanso.

Buenas noches y dulces sueños…

Artículos

Ver todos los artículos

Suscríbete a la Newsletter

Si quieres recibir información periódicamente sobre consejos, ejercicios y hábitos para mejorar tu salud, suscríbete a la newsletter.

SUSCRÍBETE
2019-03-27T20:14:44+01:00
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Acepto