La osteopatía se adapta a las alteraciones que pueden producirse tanto en la vida diaria como en la práctica deportiva.

Esquí

Las alteraciones de esquí más comunes suelen afectar a las articulaciones de la rodilla y al hombro, por lo general como resultado de una caída sobre una mano o directamente sobre el hombro o el brazo arrastrado atrás mientras nos deslizamos por la pendiente después de una caída.
Una de las alteraciones más comunes es la luxación de hombro, que además puede ir acompañada de la subluxación acromioclavicular y las fracturas de húmero o la clavícula.
Otra de las zonas que suele verse afectada es la muñeca y los dedos, sobre todo el pulgar.
Cualquier alteración o disfunción sufrida en la montaña debe ser examinada inicialmente por un profesional médico tan pronto como sea posible, para excluir la posibilidad de lesiones graves.
Las alteraciones del ligamento cruzado anterior, por ejemplo, suelen requerir intervención quirúrgica si la persona desea regresar a un alto nivel de actividad.

Osteopatía y rodilla

La osteopatía puede ser adecuada para ayudar con la recuperación física, mejorando los mecanismos de compensación de las articulaciones cercanas como el pie, el tobillo y la cadera, eliminando tensión en la articulación lesionada.
El fortalecimiento muscular adecuado y ciertos ejercicios de estiramiento para los tejidos circundantes, también forman parte del repertorio necesario para la recuperación.

Osteopatía y hombro

Muchos de los problemas de hombro causados por el esquí requieren que el brazo se mantenga fijado o suspendido  en cabestrillo durante  un período de tiempo determinado, lo que conlleva una limitación en el movimiento. La movilización osteopática puede ayudarte a prevenir la pérdida de movilidad de esta articulación.


Osteopatía y lesiones en la cabeza

Después de un golpe en la cabeza a menudo se sufren tensiones en la columna cervical y torácica que pueden provocar molestias que se prolongan en el tiempo.
La osteopatía puede ayudarte a reducir esta tensión y la restricción muscular de la columna cervical y torácica mediante la utilización de técnicas suaves y movilizaciones, a la vez que te ayudará a mejorar la amplitud  de movimiento y mejorarán tus molestias en la columna.
Por supuesto, la mejor recomendación que puedo hacerte es que utilices un casco protector cuando esquíes.

En resumen, la osteopatía puede ser un complemento muy adecuado junto a la recuperación fisioterapéutica y médica; la unión de todas es el modo más óptimo para reanudar lo antes posible la práctica del esquí.