Cómo reducir tu estrés

Imagina que tienes una entrevista importante (sí, sé que eso hoy en día es cómo decir que has visto un unicornio…, pero imaginemos), hablar con tu jefe, los niños, la compra, tus padres, las facturas, el que te faltan horas para todo durante el día, etc. “¡normal que esté estresado! estas situaciones estresan a cualquiera”, diría la mayoría.

En realidad, el estrés no es del todo negativo, tiene como función prepararte para alguna amenaza real, te ayuda a sobrevivir en un momento puntual.

Pero, en muchas ocasiones es el resultado de querer hacer demasiado (quien mucho abarca, mucho se estresa) y pensar que te faltan horas y te quedan mil cosas por hacer.

Miedo a equivocarte

El miedo a equivocarse suele ser uno de los grandes responsables del estrés…y esto está basado en la idea, un tanto ilusoria, de que si me esfuerzo, si trabajo duro, si soy “bueno” en algo o con alguien, las cosas saldrán bien…saldrán como quiero, (2+2=4). “he trabajado muy duro y muy legal, no puede salir mal”.

Si te paras un minuto verás que las cosas no siempre salen cómo queremos (en pocas ocasiones suceden exactamente como las habías pensado).

Puedes tratar bien a tus compañeros de trabajo, pero eso no garantiza al 100% que ellos te traten igual, puedes hacer tu trabajo a la “perfección” y no recibir gratificación por ello, puedes saludar amablemente y no recibir respuesta o recibir una mirada desagradable, etc.

Esperar y pensar que todo ha de salir de tal o cual manera: “espero que esto sea así, y lo otro así, sentirme así, pensar así, etc.”, genera exigencias irreales…y normalmente las cosas no son exactamente como pensamos.

Algunos ejemplos de expectativas/exigencias:

  • Espero que el día me valla perfecto
  • Espero no equivocarme con las tareas que tengo que hacer
  • Espero no ofender a nadie y que nadie me ofenda
  • Espero recibir buenas noticas, ¡estoy harto de las malas!
  • Espero que mi jefe tenga un buen día
  • Espero….

Y cuando no se cumplen estos “esperos” aparece la frustración y la tensión muscular que se va “acumulando” en tu cuello, trapecios, dolor de cabeza, dolor de estómago, etc.

NOTA MENTAL

Todo el mundo (todos sin excepción) se equivoca; aceptar la equivocación y permitirte no ser perfecto reducirá de modo importante tu tensión.

El cuerpo y el estrés

El cuerpo refleja nuestros pensamientos, nuestras emociones y va acumulando el resultado del atasco de tráfico, la discusión con los niños, el estar 6 horas seguidas ante el ordenador, etc. La tensión continuada va sobrecargando los músculos, limitando la circulación y haciendo que nos cansemos con facilidad, que nos recuperemos peor…todo se va mostrando en el cuerpo en forma de molestias y alteraciones:

  • Dolor de cabeza: la tensión nerviosa tensa los músculos del cuello que llegan hasta la base de la cabeza y puede provocar dolor de cabeza, migraña, jaqueca, etc.
  • Apretar los dientes: es una reacción instintiva, que cuando hay tensión se puede volver constante. Desgasta los dientes, crea problemas de oído, molestias en la cabeza, etc.
  • Dolor de estómago: malas digestiones, reflujo, sensibilidad, etc.
  • Cansancio: falta de energía por l tensión acumulada, levantarte agotado, dolorido, problemas de sueño, etc.

El problema de la falta de control sobre tus niveles de estrés es que te vas adaptando a esta situación de tensión continua y se vuelve normal.

“ya casi no siento los músculos del cuello de lo cargados que están”, seguro que has oído y dicho esta frase más de una vez.

Pequeños cambios para grandes resultados

La realidad es que estamos muy ocupados; el trabajo, la familia, el tráfico, la presión de la ciudad, la falta de tiempo libre, etc. y es difícil controlar todas estas situaciones. Entonces, ¿cómo bajar los niveles de estrés mientras trabajamos, en el atasco del tráfico, sin tiempo libre, etc.?

Cualquier cambio de hábito para reducir la tensión y el estrés será más fácil de integrar si lo hacemos en pequeñas dosis y si lo repetimos a diario.

Hay 2 pequeñas acciones o ejercicios que te ayudarán a controlar tu tensión muscular y tu estrés, y tan solo te ocuparán varios minutos.

1. la regla del “1”

Mantente concentrado en un solo tema, no en mil tareas a la vez. Escribe las tareas que quieres hacer durante el día y prioriza las importantes; esto ayuda a que no saltes de un tema a otro y se acumulen varias tareas a la vez.

Ejemplo:

  • 1- escribir y mandar emails importantes
  • 2- llamada de teléfono a tal persona
  • 3- leer parte de un libro
  • 4- hacer la compra
  • 5- perder el tiempo en Facebook
  • 6 – etc.

NOTA MENTAL

Mientras no termino el punto 1, no paso al 2, terminado el 2 paso al 3, etc
Sólo hay una cosa, lo que haces ahora, lo siguiente vendrá después.

Artículos

Ver todos los artículos

Suscríbete a la Newsletter

Si quieres recibir información periódicamente sobre consejos, ejercicios y hábitos para mejorar tu salud, suscríbete a la newsletter.

SUSCRÍBETE
2018-12-22T02:48:17+00:00
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Acepto