La Osteopatía y las lumbares

Te levantas por la mañana, inicias tus actividades habituales; te mueves sin problema y…el coche o el bus y finalmente la silla del trabajo.
Después de horas sentado en el trabajo, vuelta al coche, bus o tren y a descansar en casa: sentado de nuevo.
En cambio, un día al levantarte sientes que el final de tu espalda (las lumbares) no están del todo “finas”; notas tensión, como oxidada la zona, la mueves un poco y la molestia parece pasar. El agua caliente de la ducha ayuda.
Conforme va pasando el día la molestia aparece y va aumentando, la zona no te “aguanta”, necesitas sentarte o tumbarte…es lo que podríamos denominar síndrome o dolor lumbar.
¿Te suena habitual esta escena?

El dolor del final de la espalda, dolor lumbar, es cada vez más habitual en nuestra sociedad, independientemente de la edad y trabajo que se realiza.

Este artículo te explicará de un modo sencillo:

  • Las diferentes causas del dolor lumbar
  • Qué ejercicios y hábitos puedes hacer para mejorar o evitar el dolor lumbar
  • Cómo puede ayudarte la Osteopatía si los síntomas persisten

Vayamos al principio…

El origen del problema

El hombre contemporáneo pasa cada vez más horas sentado, postura para la que no estamos muy adaptados.
“paso muchas horas sentado pero, además de una buena silla, me cuido de mantener la espalda recta…”.
Infinidad de veces he escuchado esta frase de pacientes que se quejan de dolor en su espalda, sin pensar que la postura sentada mantenida durante mucho tiempo es parte del problema, independientemente de que tengas el mejor y más ergonómico de los mobiliarios.

Junto al hecho de pasar muchas horas sentado, otras posibles causas de los problemas lumbares pueden ser:

  • Sobrepeso mantenido durante mucho tiempo
  • Pasar muchas horas de pie o sentado
  • Posturas dobladas hacia delante (odontología, estética, operarios, etc.)
  • Levantar peso desde el suelo (levantar cajas, objetos pesados, niños, etc.)
  • Actividades deportivas muy intensas
  • Falta de descanso o descansar mal y poco
  • Problemas degenerativos (artrosis, osteoporosis, protusión-hernia discal, etc.)
  • Sobrecarga muscular
  • Falta de actividad física

En muchas ocasiones, la suma de varios de los factores anteriores pueden hacer que el dolor lumbar se cronifique y se convierta en un dolor habitual al iniciar y terminar el día.

¿Qué puedes hacer para mejorar tus problemas lumbares?

Está claro que no abusar o prevenir situaciones como las descritas anteriormente es el mejor modo de evitar problemas lumbares. Pero a veces, no podemos prevenir todo lo que quisiéramos o debiéramos.
A pesar de ello, hay una serie de recomendaciones y ejercicios que te pueden ser de mucha utilidad:

  • Siéntate de verdad: cuando te sientes asegúrate de apoyar bien la zona lumbar, que tu visión sea lo más horizontal posible y que tus pies apoyen en el suelo.
  • Cambia de postura: si vas a pasar muchas horas sentado, una buena manera de prevenir el dolor lumbar es levantarte cada 30-45 minutos. Un reloj, alarma o recordatorio es un buen sistema para no olvidarlo.
  • Descarga la presión: si sientes tensión en la zona lumbar, puedes hacer un ejercicio que ayuda a descargar presión de esta zona.

Busca una pared, asegúrate de apoyar bien tu zona lumbar, dobla algo las rodillas y por último apoya la parte posterior de los hombros. La postura ha de ser cómoda todo el tiempo; mantenla durante unos 20-30 segundos.

  • Estírate: uno de los mejores estiramientos consiste en ponerte de pie y estirar tus brazos hacia el techo. Mantén la postura unos segundos (15-30); esto ayudará a estirar músculos y vértebras, aliviando la tensión de la zona.
  • Levántate y anda: caminar es la actividad física para la que mejor adaptado está nuestro cuerpo. Ayuda a mantener activo tu corazón, tu sistema respiratorio, las articulaciones, etc. y es una actividad necesaria para la salud de la columna en general y de la zona lumbar en particular. Así que, como mínimo, anda entre 20-30 minutos diarios.

Estos ejercicios, junto a no abusar de la postura sentada y algo de actividad física, pueden ser grandes aliados para prevenir problemas lumbares.
Pero en algunos casos, los consejos anteriores no siempre son suficientes para encontrar una mejora importante.
Cuando el problema lumbar lleva mucho tiempo instaurado, puede ser necesario y recomendable el tratamiento con osteopatía.

La Osteopatía y los problemas lumbares

¿Qué puede hacer por ti la Osteopatía en los problemas lumbares?

  • Analizar cómo te sientas : Por tu peso, morfología, etc. necesitas una posición determinada, una forma concreta    de sentarte; mostrarte cuál es la postura más óptima para ti y enseñarte a ir integrándola en tu día a día.
  • Eliminar el dolor: el dolor y la sobrecarga de la zona lumbar y la pelvis van cambiando tu postura a cada momento. Eliminar la tensión muscular y equilibrar tu columna vertebral mediante técnicas sobre los músculos y articulaciones eliminará tu dolor y mejorará de forma importante tu postura.
  • Aprenderás qué ejercicios son adecuados y cuáles no para tu espalda
  • Sabrás qué hacer cuando tengas una “crisis” de dolor 
  • Corregir los movimientos diarios que pueden estar repercutiendo en el dolor de tus lumbares.
  • Mejorar los movimientos deportivos para que no afecten negativamente a tu zona lumbar.
  • Dormir y levantarte sin dolor lumbar.
  • Caminar, correr y estar de pie sin molestias en la columna.

Con este artículo he intentado explicar qué puede provocar un problema lumbar y qué puedes hacer para mejorarlo.

Artículos

Ver todos los artículos

Suscríbete a la Newsletter

Si quieres recibir información periódicamente sobre consejos, ejercicios y hábitos para mejorar tu salud, suscríbete a la newsletter.

SUSCRÍBETE
2019-11-08T13:07:23+01:00
Ir a Arriba